Frases y citas sobre el mar

El Mar - Aforisticamente
El Mar - Aforisticamente

En este espacio encontrarás a continuación una selección de frases y citas sobre el mar. Conceptos relacionados: Las 100 mejores frases de la vida150 Frases y citas sobre el-viaje, los viajeros y el viajarFrases y citas sobre el atardecer y la puesta de sol, Frases y citas sobre el paisaje y el panorama y Frases y citas sobre las estrellas.

**

Frases y citas sobre el mar

El mar no tiene caminos, el mar no tiene explicaciones.
(Alessandro Baricco)

En las ciudades sin Mar… quién sabe a quién se dirige a la gente para recuperar su equilibrio… quizá a la Luna…
(Banana Yoshimoto)

Cuando mis pensamientos están ansiosos, inquietos y malos, me voy a la orilla del mar, y el mar los ahoga y los manda lejos con sus grandes sonidos anchos, lo purifica con su ruido, y impone un ritmo sobre todo lo que en Mí es desorientado y confundido. ”
(Rainer Maria Rilke)

No se puede ser infeliz cuando se tiene esto: el olor del mar, la arena bajo los dedos, el aire, el viento.
(Irène Némirovsky)

Porque no hay nada más bello del modo en que todas las veces el mar intenta besar a la playa, no importa cuantas veces lo pone de patitas en la calle.
(Sarah Kay)

¿Qué sería la juventud sin el mar?
(Lord Byron)

No medí la vida en años, sino en calles, puentes, montañas y kilómetros que son los que me separan del mar.
(Fabrizio Caramagna)

En el mar la vida es diferente. No está hecha de horas, sino de momentos. Se vive según las corrientes, las mareas, siguiendo el sol.
(Sandy Gingras)

Vio el mar por primera vez en su vida. Era oscuro como los sueños y profundo como un letargo. En el viento fresco flotaba un agradable aroma a algas
(Orhan Pamuk)

Este silencio, blanco, ilimitado, este silencio del mar tranquilo, inmóvil.
(Eliseo Diego)

Ninguna casa debería existir sin vistas al mar. Cada casa debería pertenecer al viento y a las olas. El mar y la casa deberían vivir juntos uno delante del otro para confiarse sus secretos.
(Fabrizio Caramagna)

Los tres grandes sonidos elementales en la naturaleza son el sonido de la lluvia, el sonido del viento en un bosque primitivo y el sonido del océano en una playa.
(Henry Beston)

Podía hacerlo amarillo, o violeta, o rojo. Por el contrario, lo ha hecho azul, el mar.
Como un cielo en la tierra.
(bon1z, Twitter)

Los gestos de la natación son los más similares al vuelo. El mar le da a los brazos lo que el aire le ofrece a las alas; el nadador flota sobre los abismos del fondo.
(Erri De Luca)

Mirar el mar de noche como se mira a una madre que duerme. Cuidar cada respiro. Aprender a oír ese hálito que parece decir “Ábrete a las cosas y sueña”.
(Fabrizio Caramagna)

Cuando se es frágiles emocionalmente, basta con mirar un panorama, escuchar el sonido del mar y recordar el rostro de las personas con las que hemos estado hasta unos instantes antes.
(Banana Yoshimoto)

Mar en la mañana.
Que me detenga aquí.
Que también yo contemple por un momento
la naturaleza,
el luminoso azul del mar en la mañana y del cielo sin nubes
y la amarilla arena: estancia
hermosa y grande de la luz.
(Constantin Kavafy)

Para mí, el mar es como una persona, como un niño al que conozco de hace mucho tiempo. Suena como una locura, lo sé, pero cuando nado en el mar, hablo con él. Nunca me siento sola en esa immensidad.
(Gertrude Ederle)

Para mí el mar s un milagro continuo, los peces que nadan,
las rocas, el movimiento de las olas, los barcos y sus navegantes.
¿Es que existen milagros más extraños?
(Walt Whitman)

El mar es una enfermedad al contrario. Si la tienes de niño, luego no te curas más.
(GuidoFruscoloni, Twitter)

Para mí fue siempre el mar un confidente, un amigo que absorbe todo lo que le cuentan sin revelar jamás el secreto confiado y que da el mejor de los consejos: un ruido cuyo significado cada uno interpreta como puede.
(Che Guevara)

Yo tantas preguntas me hice que me fui a vivir a la orilla del mar heroico y simultáneo y tiré al agua las respuestas para no pelearme con nadie.
(Pablo Neruda)

De pie delante del mar
maravillado de la propia maravilla:
Yo soy un universo de átomos
y un átomo en el universo.
(Richard Feynman)

Pocas personas son capaces de venirte a buscar adonde estás verdaderamente. Por eso amo el sonido de las olas. Ellas siempre saben donde estás.
(Fabrizio Caramagna)

La cura para todo es siempre agua salada: el sudor, las lágrimas o el mar.
(Karen Blixen)

Aunque lejos del mar,
tengo un trozo de mar entre mis ojos
que azulea hacia adentro
(Julieta Dobles)

El mar es todo. Cubre siete décimas del globo terrestre. Su aliento es puro y saludable. Es un inmenso desierto, donde el hombre nunca esta solo, porque siente vida por todos los lados
(Jules Verne)

Quien piensa en el mar, siente su murmullo incluso en el interior.
(Józef Bułatowicz)

Ha llegado el verano.
La luz se ha hecho increíblemente fuerte.
Y millones de carreteras, de repente, han preguntado dónde está el mar.
(Fabrizio Caramagna)

La amplitud del cielo, la arquitectura movible de las nubes, las coloraciones cambiantes del mar, el centelleo de los faros, son un prisma maravillosamente apropiado para distraer los ojos, sin cansarlos jamás.
(Charles Baudelaire)

El mar es un estado mental, puedes estar a kilómetros y al mismo tiempo tenerlo encima.
(SaraTurchina, Twitter)

Dónde empieza el final del mar? O más aún: ¿a qué nos referimos cuando decimos mar? ¿Nos referimos al inmenso monstruo capaz de devorar cualquier cosa o esa ola que espuma en tomo a nuestros pies? ¿Al agua que te cabe en el cuenco de la mano o al abismo que nadie puede ver? ¿Lo decimos todo con una sola palabra o con una sola palabra lo ocultamos todo? Estoy aquí, a un paso del mar, y ni siquiera soy capaz de comprender dónde está él El mar. El mar.
(Alessandro Baricco)

Me pregunto qué le falta a la vida cuando en una noche de verano el hálito de las estrellas abre las ventanas y os tira dentro el perfume del mar.
(Fabrizio Caramagna)

Según algunas leyendas, el mar es la morada de todo lo que hemos perdido, de todo lo que no hemos tenido, de los deseos frustrados,de los dolores, de las lágrimas que hemos derramado.
(Osho)

El mar encanta, el mar mata, conmueve, asusta, también hace reír, a veces desaparece, de vez en cuando se disfraza de lago, o bien construye tempestades, devora naves, regala riquezas, no da respuestas, es sabio, es dulce, es potente, es imprevisible. Pero, sobre todo, el mar llama.
(Alessandro Baricco)

Tras el instante mágico en que mis ojos se abrieron en el mar,
no me fue más posible ver, pensar, vivir como antes.
(Jacques-Yves Cousteau)

Cada vez que estoy delante del mar me abro a los regalos del aire, y los colores y las formas y las vibraciones me entran y salen del pecho con la misma facilidad con la que atraviesan una ventana.
(Fabrizio Caramagna)

Si el ruido del mar supera el de los pensamientos, estás en el mejor lugar.
(Antonicont, Twitter)

Sólo hay tres cosas en el mundo que son objeto de mi veneración – El mar, el Hamlet y Don Giovanni.
(Gustave Flaubert)

El mar es un tratado de paz entre la estrella y la poesía
(Alain Bosquet)

Fui feliz en cualquier parte en la que he podido ver el océano.
(Ai Yazawa)

El mar es un olvido, una canción, un labio; el mar es un amante, fiel respuesta al deseo.
(Luis Cernuda)

Pero, sobre todo, el mar llama. Lo descubrirás. Es lo único que hace, en el fondo: llamar. No se detiene nunca, te entra dentro, se te echa encima, es a ti a quien quieree. Puedes disimular, no te sirve de nada. Seguirá llamándote. Este mar que estás viendo y todos los otros que no verás, pero que estarán siempre al acecho, pacientes, un paso más allá de tu vida. Los oirás llamar infatigablemente. Sucede en este purgatorio de arena. Sucedería en cualquier paraíso, y en cualquier infierno. Sin explicar nada, sin decirte dónde, habrá siempre un mar que te llamará.
(Alessandro Baricco)

El mar es un antiguo lenguaje que ya no alcanzo a descifrar.
(Jorge Luis Borges)

Solo la música está a la altura del mar.
(Albert Camus)

Cuando dejamos el mar no lo dejemos nunca del todo. Su luz queda atrapada en los cabellos, en los matices de la voz, en la suavidad de la piel. Deberán pasar unos días antes de perderlo para siempre.
(Fabrizio Caramagna)

Miles de personas han sobrevivido sin amor; ninguna sin agua.
(Wystan Hugh Auden)

El mar es la imagen del inaferrable fantasma de la vida.
(Herman Melville)

¡La hemos vuelto a hallar!
¿Qué?, la Eternidad.
Es la mar mezclada
con el sol.
(Arthur Rimbaud)

Los mares son la prueba tangible de que Dios ha llorado por su creación.
(Paul Fort)

Hay que mirar siempre el mar. Es un espejo que no sabe mentir.
(Yasmina Khadra)

Cuando vives en el mar estás lejos de todo.
Tráfico, caos, luces.
Lejos de todo lo demás.
Pero está el mar. Y a él, lo sientes.
(egizya, Twitter)

Adiós hermano mar
me llevo un poco de tu grava
un poco de tu sal azul
un poco de tu infinito
y un poquito de tu luz
y de tu infelicidad.
(Nazim Hikmet)

En verano las manos del viento mueven invisibles hilos en el aire, que unen las olas, los cabellos, los pensamientos.
(Fabrizio Caramagna)

El mar nunca ha sido amigo del hombre. A lo sumo fue el cómplice de sus inquietudes.
(Joseph Conrad)

El mar es dulce y hermoso, pero puede ser cruel.
(Ernest Hemingway)

Sabemos menos sobre el fondo del océano que sobre la cara oculta de la Luna.
(Roger Revelle)

Si los océanos de nuestra Tierra murieran —esto es, si, de algún modo, la vida de pronto desapareciera—, sería la más formidable, pero también la más definitiva, de las catástrofes en la historia atormentada del hombre y de los demás animales que con él comparten este planeta.
(Jacques-Yves Cousteau)

Los pescadores saben que el mar es peligroso y la tormenta, terrible. Pero eso no les impide hacerse a la mar.
(Vincent Van Gogh)

El cielo era tan hermoso que Dios le hizo el mar, para que se pudiera espejar.
(Twilla_ria, Twitter)

Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo. Evoca primero en los hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho.
(Antoine de Saint-Exupéry)

Se obtiene del mar lo que nos ofrece, no lo que queremos. Nuestras redes, cofas, nasas, son una demanda. La respuesta no depende de nosotros.
(Erri De Luca)

El mar sonríe alo lejos. Dientes de espuma, labios de cielo.
(Federico Garcia Lorca)

No hay mar que no quepa por la ventana.
(Raul Aceves)

¡Hombre libre, tú siempre has de querer al mar!
El mar es el espejo donde tu ser se mira
En la onda que hacia lo infinito se estira
Y de ese amargo abismo tu alma está a la par.
(Charles Baudelaire)

Necesito del mar porque me enseña
no sé si aprendo música o conciencia
no sé si es ola sola o ser profundo
o sólo ronca voz o deslumbrante
suposición de peces y navíos
(Pablo Neruda)

La canción del mar, ¿termina en la costa o en el corazón de aquellos que la escuchan?
(Khalil Gibran)

Acostarse sobre la arena del mar en invierno, abrir las manos al sol y dejar evaporar la identidad.
(Fabrizio Caramagna)

El río está dentro de nosotros, el mar está alrededor de nosotros; ..
(Thomas Stearns Eliot)

El mar nunca cambia y su acción, por más que digan los hombres, está envuelta en misterio.
(Joseph Conrad)

En la línea donde se juntan el mar y el cielo, el uno le dice al otro que se aparte de su camino, pero ninguno lo hace y así forman su horizonte.
(Lorenzo Oliván)

El mar lo devuelve todo después de un tiempo, especialmente los recuerdos
(Carlos Ruiz Zafón)

Si el mar está tan limpio, es porque se lava con todas las esponjas que quiere.
(Ramón Gómez de la Serna)

El mar, ajeno a la igualdad de derechos, borra de la arena toda huella que no sea suya.
(Fabrizio Caramagna)

De este modo he llegado al mar. El mar. Él también acaba, como todo lo demás, pero veréis, aquí también ocurre en parte como con los crepúsculos, lo difícil es aislar la idea, o sea, resumir kilómetros y kilómetros de acantilados, orillas, playas, en una única imagen, en un concepto que sea el final del mar, algo que se pueda escribir en pocas líneas, que pueda estar en una enciclopedia, para que después la gente, al leerla, pueda comprender que el mar acaba.
(Alessandro Baricco)

El mar está dotado de un poder tal sobre el ánimo del hombre, como si tuviese voluntad. El mar puede hipnotizar; como, en general, puede hacerlo la naturaleza.
(Henrik Ibsen)